Menú

Teoría de las finanzas conductuales

Teoría de las finanzas conductuales

Presentación y antecedentes

Según la teoría financiera clásica, la mayoría de las personas son racionales para maximizar su riqueza.

Sin embargo, hay muchos casos en los que las emociones y la psicología influyen en nuestras decisiones, las cuales se vuelven impredecibles o irracionales.

Las finanzas conductuales buscan combinar las teorías psicológicas conductuales y cognitivas con la economía y las finanzas convencionales para comprender qué influye en los inversores que toman decisiones irracionales.

Antes de discutir los conceptos específicos de las finanzas conductuales, examinaremos cómo se comparan con las finanzas convencionales.

¿Por qué es necesaria la financiación basada en el comportamiento?

Las etiquetas "clásicas" o "modernas" para describir las finanzas se basan en teorías racionales y lógicas, como el modelo de valoración de activos financieros (CAPM) y la hipótesis de mercados eficientes (EMS). Estas teorías asumen que la mayoría de las personas se comportan de una manera racional y predecible.

Durante algún tiempo, la evidencia teórica y empírica ha sugerido que los CAPMs, MCHs y otras teorías financieras racionales han hecho un trabajo respetable de predecir y explicar ciertos eventos. Sin embargo, los académicos en finanzas y economía han encontrado finalmente anomalías y comportamientos que no pueden ser explicados por estas teorías. Estas teorías podrían explicar algunos acontecimientos "idealizados", pero el mundo real ha demostrado ser un lugar donde el comportamiento de los participantes del mercado es a menudo impredecible.

Homo oeconomicus

Una de las suposiciones más básicas es que las personas son racionales para maximizar su riqueza con el fin de aumentar su bienestar. En la economía convencional, las emociones y otros factores externos no influyen en las personas a la hora de tomar decisiones económicas.

Sin embargo, en la mayoría de los casos esta suposición no refleja la forma en que las personas se comportan en el mundo real. En realidad, la gente a menudo se comporta de manera irracional. Considere el número de personas que compran billetes de lotería con la esperanza de ganar el premio mayor. Desde un punto de vista puramente lógico, no tiene sentido comprar un billete de lotería, porque las posibilidades de ganar son muy escasas.

Estas anomalías han llevado a los académicos a recurrir a la psicología cognitiva para explicar los comportamientos irracionales e ilógicos que las finanzas modernas no han podido explicar. Las finanzas conductuales buscan explicar nuestras acciones, mientras que las finanzas modernas buscan explicar las acciones del hombre económico (L'homo economicus).

Las críticas

La hipótesis de la eficiencia del mercado se considera uno de los fundamentos de la teoría financiera moderna. Sin embargo, la hipótesis no tiene en cuenta la irracionalidad, ya que supone que el precio de un valor refleja el impacto de toda la información pertinente.

La crítica más notable de las finanzas conductuales es Eugene Fama, el fundador de la teoría de la eficiencia del mercado. Fama sugiere que incluso si existen anomalías que no pueden ser explicadas por la teoría financiera moderna, la eficiencia del mercado no debería abandonarse totalmente en favor de la financiación basada en el comportamiento.

De hecho, señala que la mayoría de las anomalías encontradas en las teorías convencionales pueden ser consideradas eventos aleatorios a corto plazo que son finalmente corregidos con el tiempo. En su artículo de 1998, titulado "Market Efficiency, Long-Term Performance and Behavioral Finance" (Eficiencia del mercado, rendimiento a largo plazo y finanzas conductuales), Fama argumenta que la mayoría de los hallazgos de las finanzas conductuales parecen contradecirse entre sí y que, en general, las finanzas conductuales en sí parecen ser un conjunto de anomalías que pueden explicarse por la eficiencia del mercado.

Resumen - Teoría de las finanzas conductuales