Menú

Broker de CFD

AvaTrade  XTB

Admirals

Red Social

darwinex  ZuluTrade

Criptomonedas

Binance  Coinhouse

Bitpanda

Cuentas financiadas

FundedNext  FTMO

E8  The 5%ers

City Traders Imperium  

¿Cómo afecta la emisión de obligaciones del Estado a los mercados?

emisión de obligaciones del Estado

La emisión de deuda pública, como instrumento de política fiscal, desempeña un papel importante en el entorno macroeconómico y afecta a diversos aspectos de los mercados financieros.

Aquí examinaremos el impacto de la emisión de obligaciones del Estado en distintos sectores del mercado, como el mercado crediticio, el mercado bursátil, el mercado de divisas y la economía en general.

También analizaremos por qué EE.UU. no emite bonos con vencimientos superiores a 30 años.

Principales conclusiones - ¿Cómo afecta la emisión de obligaciones del Estado a los mercados?

  • La emisión de obligaciones del Estado tiene un impacto significativo en los mercados financieros: La emisión de obligaciones del Estado como instrumento de política fiscal afecta a varios sectores de los mercados financieros, incluidos el crédito, la renta variable, las divisas y la economía en su conjunto.
  • Impacto en el mercado crediticio y en los tipos de interés: El aumento de la emisión de deuda pública puede provocar un incremento de los tipos de interés a largo plazo al aumentar la oferta de valores sin riesgo. Esto puede repercutir en los tipos hipotecarios, los tipos de los bonos corporativos y las condiciones económicas en general.
  • Influencia sobre los mercados bursátiles y los tipos de cambio: La emisión de obligaciones del Estado puede ejercer una presión a la baja sobre el mercado bursátil al aumentar los costes de endeudamiento de las empresas y afectar a sus beneficios. También puede influir en los tipos de cambio al alterar los tipos de interés y los flujos de inversión extranjera.
  • Factores que influyen en la duración de la emisión: La decisión del gobierno sobre el vencimiento de los bonos emitidos está influida por factores como el estado de la economía, la demanda del mercado, el entorno de los tipos de interés, la situación fiscal y la necesidad de estabilidad del mercado.

Efectos en el mercado de crédito

Los bonos del Estado son esencialmente títulos de deuda emitidos por el Gobierno para financiar sus déficits presupuestarios.

Un estudio de Greenwood, Hanson y Stein (2010) sugiere que un aumento de la emisión de bonos del Estado puede tener un impacto significativo en el mercado de crédito.

Según el estudio, un aumento de la oferta de bonos del Estado puede provocar una subida de los tipos de interés a largo plazo en distintos sectores de la economía.

Cuando el gobierno emite más bonos, aumenta la oferta de títulos sin riesgo en el mercado.

Como los inversores exigen un mayor rendimiento por el aumento de la oferta, puede producirse una subida de los tipos de interés a largo plazo.

Estos cambios pueden, a su vez, afectar a otros tipos de la economía, como los hipotecarios y los de los bonos corporativos, con consecuencias económicas más amplias.

Repercusiones en el mercado bursátil

La emisión de obligaciones del Estado también puede repercutir en el mercado bursátil.

Cuando los tipos de interés suben como resultado de una mayor emisión de bonos, el coste de los préstamos también aumenta.

A las empresas les puede resultar más caro financiar sus operaciones o nuevos proyectos, lo que se traduce en menores beneficios.

Dado que los precios de las acciones dependen en gran medida de los beneficios futuros esperados de las empresas, una caída de los beneficios puede provocar una caída de los precios de las acciones.

En consecuencia, un aumento de la emisión de obligaciones del Estado puede presionar a la baja el mercado bursátil.

Además, el aumento de la oferta de un determinado tipo de valor simplemente crea más competencia.

Todos los activos compiten entre sí para atraer el dinero de inversores y traders.

Influencia en el mercado de divisas

La emisión de bonos del Estado también tiene repercusiones en el mercado de divisas.

Los tipos de interés fijados por los bonos del Estado afectan al atractivo de una moneda.

Unos tipos de interés más altos suelen atraer a los inversores extranjeros que buscan mejores rendimientos.

Cuando aumenta la emisión de bonos del Estado y suben los tipos de interés, es probable que los inversores extranjeros compren más moneda del país a través de estos bonos.

Este aumento de la demanda de la divisa puede provocar su apreciación.

Por consiguiente, la emisión de deuda pública puede influir en los tipos de cambio a través de los cambios en los tipos de interés y los flujos de inversión transfronterizos.

Impacto en la economía mundial

La emisión de obligaciones del Estado tiene implicaciones más amplias para la economía en su conjunto.

Los cambios en la oferta de bonos del Estado pueden afectar a la inflación y al crecimiento económico.

Cuando el gobierno emite más bonos y los tipos de interés suben, los préstamos se encarecen.

Esto puede provocar una ralentización de la inversión y el consumo, lo que a su vez frena el crecimiento económico.

En cuanto a la inflación, unos tipos de interés más altos pueden ayudar a contenerla reduciendo la demanda en la economía.

Sin embargo, si el gobierno financia el gasto emitiendo más bonos, esto puede estimular la demanda y conducir potencialmente a una mayor inflación.

¿Cómo decide el gobierno la duración de la emisión?

La emisión de bonos del Estado es un proceso estratégico llevado a cabo por el banco central o el departamento del tesoro de un país, que se utiliza para financiar el gasto público deficitario.

Una de las decisiones de este proceso es la determinación de la duración de la emisión o vencimiento de los bonos.

Veamos los factores que influyen en la forma en que el gobierno decide el plazo de emisión de sus bonos y por qué existe una oferta predecible de bonos a largo plazo, emitiéndose el resto en forma de letras.

Factores que influyen en la decisión sobre la duración

Varios factores influyen en la decisión del Gobierno sobre la duración de sus emisiones de bonos.

Entre ellos se encuentran el estado de la economía, la demanda del mercado, el entorno de los tipos de interés, la curva de rendimiento, la posición fiscal del Gobierno y la necesidad de estabilidad del mercado.

Cuando los tipos de interés a largo plazo son bajos, el gobierno puede decidir emitir bonos a más largo plazo para aprovechar los bajos costes de financiación.

Por otro lado, en periodos de debilidad económica, cuando los tipos a corto plazo son bajos pero los tipos a largo plazo son más altos, el gobierno puede optar por emitir bonos a más corto plazo, como las letras del Tesoro.

En general, se considera que son inversiones más seguras y también es más probable que tengan más demanda durante estos periodos.

El papel de la demanda del mercado

La demanda del mercado desempeña un papel importante a la hora de determinar la duración de las emisiones.

Si la demanda de bonos a largo plazo es alta, el gobierno puede emitir más para satisfacer las necesidades del mercado.

En esta demanda influyen factores como el entorno económico general, la confianza de los inversores y las perspectivas de los tipos de interés.

El gobierno suele mantener una oferta predecible de bonos a largo plazo para satisfacer esta demanda, garantizando que los inversores tengan acceso a un suministro constante de activos a largo plazo sin riesgo.

Influencia del entorno de tipos de interés

El entorno de los tipos de interés también influye en la decisión sobre la duración.

Como ya se ha mencionado, cuando los tipos de interés son bajos, el gobierno puede emitir bonos a más largo plazo para asegurarse unos costes de financiación bajos durante más tiempo.

Por el contrario, cuando los tipos de interés son altos, el gobierno puede optar por bonos a más corto plazo en previsión de costes de endeudamiento potencialmente más bajos en el futuro.

La posición presupuestaria del gobierno

La posición fiscal del gobierno es otro factor que influye en la decisión de duración.

Los gobiernos con mayores déficits presupuestarios pueden necesitar emitir más bonos o letras del Tesoro para financiar su gasto.

Por otro lado, los gobiernos con déficits menores pueden optar por una combinación más equilibrada de bonos a largo plazo y letras a corto plazo, dependiendo de otros factores como la demanda del mercado y el entorno de los tipos de interés.

Garantizar la estabilidad del mercado

Por último, la decisión del gobierno sobre la duración de la emisión se ve influida por la necesidad de mantener la estabilidad del mercado de bonos.

Al emitir una oferta predecible de bonos a largo plazo, el gobierno se asegura de que el mercado pueda absorber estos bonos sin causar grandes trastornos.

Al mismo tiempo, al emitir también bonos a más corto plazo, el gobierno puede ofrecer a los inversores una gama de opciones que se adapten a los diferentes horizontes de inversión y apetitos de riesgo, promoviendo así la estabilidad general del mercado.

Política de los bancos centrales

La política de los bancos centrales, como la flexibilización cuantitativa (QE), puede influir en la duración de la emisión de bonos del Estado.

La flexibilización cuantitativa suele implicar la compra de bonos del Estado a largo plazo por parte del banco central para inyectar liquidez en la economía y reducir los tipos de interés a largo plazo.

En este escenario, el gobierno puede emitir más bonos a largo plazo anticipándose a las compras del banco central.

Esta estrategia permite al gobierno asegurarse financiación a tipos de interés más bajos durante un periodo más largo.

En consecuencia, las políticas del banco central pueden configurar eficazmente la estructura de vencimientos de la deuda pública, facilitando una mejor gestión de la deuda en respuesta a las condiciones económicas.

¿Por qué Estados Unidos no vende bonos del Estado a 40, 50 ó 100 años?

Aunque varios países han emitido bonos a muy largo plazo, con vencimientos a 40, 50 o incluso 100 años, Estados Unidos no se ha aventurado en este territorio por varias razones.

Demanda incierta

La demanda de estos bonos a muy largo plazo es incierta.

Aunque algunos inversores institucionales pueden estar interesados en estos bonos para hacer frente a pasivos a largo plazo (por ejemplo, ciertos tipos de aseguradoras y otros con estrategias de compensación de flujos de caja a largo plazo), la demanda global puede ser limitada.

Pero estos bonos conllevan un riesgo considerable de tipo de interés debido a su larga duración, lo que puede hacerlos menos atractivos para algunos inversores.

Posible aumento de los costes de endeudamiento público

La emisión de bonos a muy largo plazo podría aumentar los costes de endeudamiento del Estado.

Esto se debe a que los inversores suelen exigir una mayor rentabilidad para compensar el riesgo adicional que asumen al prestar dinero durante un periodo más largo.

Esta prima para los bonos a largo plazo podría significar que el gobierno tendría que pagar más en concepto de intereses por emitir dichos bonos.

Liquidez incierta

La liquidez de estos bonos a muy largo plazo podría ser un problema.

Los bonos a más corto plazo, como los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 y 30 años, se negocian ampliamente y, por lo tanto, son muy líquidos.

(Los bonos a 10 y 30 años tienen una larga tradición en EE.UU.).

Sin embargo, los bonos a muy largo plazo pueden no ser tan líquidos debido a su mayor duración y a una demanda potencialmente menor, lo que podría hacerlos menos atractivos para los inversores.

La liquidez es también una preocupación para las emisiones menos populares en EE.UU., como el bono a 7 años.

Tradicionalmente, los inversores/traders han mostrado más apetito por los bonos del Tesoro a 5 y 10 años, lo que ha llevado a algunos funcionarios del Tesoro a reconsiderar la conveniencia de emitir el bono a 7 años.

Limitación de la flexibilidad

Por último, aunque estos bonos a muy largo plazo pueden ayudar al Estado a beneficiarse de los bajos tipos de interés durante un periodo más largo, también pueden limitar la flexibilidad del Estado.

Si los tipos de interés bajaran más, el Estado seguiría estando obligado a pagar el tipo de interés más elevado asociado al bono a largo plazo.

¿Es necesario que un gobierno sea deficitario para emitir bonos?

Aunque los bonos del Estado se asocian a menudo con la financiación del déficit, no es estrictamente necesario que un Estado sea deficitario para emitir bonos.

Los gobiernos pueden emitir bonos incluso cuando tienen superávit, por varias razones.

Operaciones normales de gestión de la deuda

La emisión de bonos puede formar parte de una estrategia habitual de gestión de la deuda, ayudando a mantener un mercado líquido para los valores públicos.

Incluso si el gobierno tiene superávit, puede seguir emitiendo nuevos bonos a medida que vencen los antiguos, para garantizar una oferta estable y predecible de valores.

Aplicación de la política monetaria

La emisión de bonos puede ser una herramienta para aplicar la política monetaria.

Al vender bonos, el gobierno puede absorber el exceso de liquidez del mercado, lo que puede ayudar a controlar la inflación.

Cuando se emiten bonos, los tipos de interés suben, en igualdad de condiciones.

Estos costes de endeudamiento más elevados pueden ayudar a controlar la creación de crédito y mantener la inflación dentro de un rango o nivel adecuado.

Recaudar fondos para proyectos futuros o constituir una reserva de efectivo

Incluso si un gobierno tiene un superávit corriente, puede emitir bonos para recaudar fondos para futuros proyectos a gran escala o para constituir una reserva para posibles déficits futuros.

En resumen, aunque la emisión de bonos es una herramienta habitual para financiar déficits, también puede servir para otros fines estratégicos, incluso cuando el gobierno no tiene déficit.

Brókers de CFD sobre bonos

Brokers CFDs sobre bonos Plataformas de trading Sitio web oficial
AvaTradeEuro-Bund
Bonos del Estado japoneses
MetaTrader 4 y 5
AvaOptions
AvaTrade
10-year US Treasury Note Futures CFD
10-year Germany Bund Futures CFD
MetaTrader 4 y 5Admirals
Las operaciones con CFD implican un riesgo de pérdida significativo, por lo que no son adecuadas para todos los inversores. El 74-89% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero operando con CFD.

Conclusión

La emisión de obligaciones del Estado afecta a diferentes sectores del mercado.

El aumento de la emisión puede dar lugar a tipos de interés más altos si no son absorbidos por el mercado, influyendo en el mercado crediticio y en el coste de los préstamos.

También puede afectar a los precios de las acciones, los tipos de cambio, el crecimiento económico general y la inflación.

Estas repercusiones subrayan la importancia de una gestión prudente de las emisiones de obligaciones del Estado, dadas sus implicaciones para los mercados financieros y la economía en general.

La decisión sobre el plazo de emisión de la deuda pública depende de muchos factores, como el entorno económico, la demanda del mercado, el entorno de los tipos de interés y la posición fiscal del gobierno.

Al mantener una oferta predecible de bonos a largo plazo y complementarla con la emisión de bonos, el gobierno puede satisfacer las diversas necesidades de los inversores, fijar unos costes de endeudamiento favorables, financiar sus necesidades de gasto y garantizar la estabilidad del mercado de bonos.

Aunque el Tesoro estadounidense ha explorado la idea de emitir bonos a muy largo plazo, todavía no ha dado el paso.

Los beneficios potenciales de fijar unos costes de endeudamiento bajos durante un periodo más largo deben sopesarse cuidadosamente frente a los riesgos y costes potenciales, como unas cargas de interés más elevadas, una menor demanda, menos liquidez y una menor flexibilidad.