Menú

Broker de CFD

AvaTrade  XTB

Admirals

Red Social

darwinex  ZuluTrade

Criptomonedas

Binance  Coinhouse

Bitpanda

Cuentas financiadas

FundedNext  FTMO

E8  The 5%ers

City Traders Imperium  

Swaps de varianza: definición

Swaps de varianza: definición

Los swaps de varianza son derivados financieros extrabursátiles utilizados para cubrir riesgos y/o especular con las variaciones del precio de un determinado activo o índice, volatilidad, tipo de interés o tipo de cambio.

Una parte del swap paga una cantidad basada en la varianza realizada de los cambios de precio (en relación con el activo, índice, etc.). Como esta varianza se desconoce de antemano, el swap tiene un tipo variable.

Las variaciones de precios se caracterizan generalmente por rendimientos logarítmicos, que se captan diariamente sobre la base de un precio de cierre acordado (por ejemplo, el cierre de una acción estadounidense a las 16.00 horas EST).

La otra parte del swap paga un importe fijo. Este importe se conoce en el momento de concluir la operación.

La ganancia neta para las partes de la operación será la diferencia entre el importe fijo y el flotante al final de la operación.

Es muy similar a una opción vainilla estándar, en la que la prima se conoce en el momento de formalizar la operación y el pago final se determina al vencimiento.

Al igual que las opciones vainilla, el swap de varianza se liquida en efectivo al vencimiento. A veces se realizan pagos en efectivo a intervalos para mantener un margen adecuado.

Estructura del swap de varianza

Un swap de varianza comprende las siguientes características:

a) Variance strike

b) Varianza realizada

c) Vega nocional

Los pagos del swap se basan en un importe nocional que no se intercambia.

Para un swap de varianza, este importe nocional se basa en la vega (que es la sensibilidad del precio del activo subyacente a la volatilidad). A continuación, se utiliza para convertir el pago en un importe monetario tangible que se intercambia.

¿Quién utiliza los swaps de varianza?

Los swaps de varianza son utilizados por distintos tipos de participantes en el mercado.

Los coberturistas los utilizan para proteger sus carteras de las fluctuaciones del valor, índice, etc. subyacente.

Para ello, asumen la otra parte del swap y reciben a cambio un pago fijo.

Los especuladores utilizan los swaps de varianza para beneficiarse de los cambios en la volatilidad o los movimientos de precios del activo subyacente, índice, etc. Generalmente toman la primera pata (pagadora) del swap y reciben un pago fijo a cambio. Por lo general, toman la primera pata (de pago) del swap y reciben a cambio un pago a tipo variable.

Los arbitrajistas pueden intentar utilizar los swaps de varianza para aprovechar las diferencias de precios entre dos mercados o productos diferentes. Contratan un swap de varianza en el que cada tramo paga un tipo diferente. De este modo, captan la diferencia entre los dos mercados.

Los bancos, en particular, los utilizan para obtener beneficios de los fondos que poseen.

El swap no cuesta nada y no se intercambian fondos hasta el vencimiento, cuando pueden embolsarse la diferencia. Los swaps de varianza también permiten a los bancos mantener ciertos activos en sus libros sin temor a que las fluctuaciones de precios afecten a indicadores de rentabilidad como el rendimiento de los fondos propios.

Por lo tanto, los swaps de varianza pueden ofrecer a los bancos un grado de flexibilidad adicional y ayudarles a evitar que sus resultados financieros se vean gravemente afectados en caso de desaceleración económica, cuando caen los precios de los activos.

Swaps de varianza para especular con la volatilidad

Las opciones se utilizan habitualmente para especular con la volatilidad.

Sin embargo, las opciones se ven dificultadas por el hecho de que también tienen un componente delta (precio).

Así, las opciones vainilla, aunque omnipresentes y líquidas, carecen de la pureza que pueden ofrecer algunos tipos de swaps.

Si quisiera utilizar las opciones para especular con la volatilidad, necesitaría una cobertura delta para eliminar el riesgo de precio/direccional.

Y la cobertura delta es difícil de lograr porque se trata de un proceso continuo: el precio está siempre en movimiento, lo que implica una cobertura dinámica.

Los swaps eliminan el componente delta. Así que acabas con una apuesta de volatilidad pura, si esa es la idea.

Un swap de varianza también requeriría varias opciones (a menudo llamado tira de opciones), no sólo una o unas pocas.

Entonces, para mantener el precio actual centrado en el activo subyacente, esta tira de opciones tendría que rodarse constantemente hacia la posición deseada.

Los costes de transacción pueden desempeñar un papel importante en este escenario. Por tanto, la negociación de volatilidad pura con opciones vainilla no resulta práctica.

Los swaps de varianza representan una apuesta pura por la volatilidad del precio del activo subyacente, lo que resulta más eficiente que tener que utilizar opciones de compra y venta estándar y su riesgo delta.

De este modo, el beneficio y la pérdida del swap de varianza es una apuesta pura sobre la diferencia entre la volatilidad implícita y la volatilidad realizada.

Varianza realizada frente a varianza implícita

A algunos traders les gusta que el pago del swap de varianza se base en la varianza realizada.

La varianza implícita es, a largo plazo (como muestra la historia), superior a la varianza realizada. Esto se debe a que los vendedores de volatilidad esperan ser compensados por tomar una posición de convexidad negativa.

En otras palabras, su margen alcista es fijo (reciben la prima), mientras que el pagador de volatilidad a largo plazo tiene un margen alcista teóricamente ilimitado.

En consecuencia, los vendedores de varianza (al igual que los vendedores de opciones) quieren una pequeña prima para asumir este riesgo de convexidad negativa.

Esto se conoce como prima de riesgo de varianza y es análoga a la prima de riesgo de volatilidad cuando se trata de opciones vainilla.

También crea una oportunidad potencial de arbitraje de volatilidad en forma de una operación de varianza corta con rollo continuo.

Swap de varianza condicional

Un swap de varianza condicional es un tipo de producto derivado que permite al operador obtener exposición a la volatilidad de un producto subyacente sólo cuando se encuentra dentro de un rango predefinido.

Por ejemplo, esto podría significar la exposición al EUR/USD cuando se encuentra entre 1,10 y 1,20. O al S&P 500 entre 4.500 y 5.500.

¿Por qué querría un trader exponerse a un swap de varianza condicional?

Un swap de varianza condicional es útil cuando un operador tiene una exposición a la volatilidad compleja o con más matices.

El uso de un swap de varianza condicional puede ser la expresión, por ejemplo, de un deseo de

  • querer comprar o vender varianza en función de una determinada visión de un valor subyacente
  • hacer una apuesta sobre la volatilidad dado su nivel de sesgo
  • equilibrar el perfil de riesgo/remuneración de una cartera.

Los swaps de varianza, que aislaban el componente de volatilidad de las opciones vainilla, precedieron a los swaps de varianza condicional.

Sin embargo, los swaps de varianza suelen desviarse de los precios asociados a la réplica de la operación con opciones vainilla.

Esto puede explicarse en parte por el hecho de que replicar la operación con opciones vainilla puede requerir una mayor cantidad de opciones OTM, que pueden tener diferenciales más amplios que las más cercanas al ATM, lo que explica la diferencia de precios.

Los swaps de varianza condicional limitan la disparidad de precios al cubrir sólo los strikes dentro de un determinado rango.

En otras palabras, la exposición a la volatilidad se limita al tiempo en que el precio (o cualquier otra variable) permanece dentro de ese canal.

La ventaja es que se limitan los costes de transacción y el coste total de gestionar un gran número de opciones. Esto reduce la carga de cobertura necesaria.

Para los pagadores (que poseen la varianza), existe una ganancia neta positiva si la varianza realizada supera la varianza implícita en la fecha de vencimiento.

Para los receptores (que venden la varianza), hay una ganancia neta positiva si la varianza realizada es inferior a la varianza implícita en la fecha de vencimiento.

En general, los swaps de varianza condicional ofrecen una exposición limitada a rangos específicos del producto subyacente.

Esto supone una ventaja frente a las opciones vainilla y los swaps de varianza, que no permiten tales especificaciones. Por ello, son un derivado popular entre los traders de volatilidad. Su uso suele aumentar durante los periodos en los que la volatilidad implícita es alta y/o tiende a subir.

Canje de la variante del corredor

Un swap de varianza de corredor es esencialmente lo mismo.

Un swap de varianza de corredor se diseña generalmente con dos precios o variables que especifican un rango.

El swap sigue siendo válido mientras se mantenga dentro de este rango o corredor.

Si el precio de un activo (o cualquier otra variable) se sale de un rango determinado, ya sea al alza o a la baja, los dos nodos de varianza quedan invalidados y dejan de contribuir al importe de la varianza.

Los swaps de varianza de este tipo (y los swaps de varianza en general) no suelen estar correlacionados con los precios de los activos, lo que los convierte en una herramienta eficaz para cubrir otras posiciones de una cartera o como fuente de rentabilidad limpia con fines especulativos.

Proyección futura de las primas de riesgo de varianza

Una prima de riesgo de varianza es la diferencia entre la varianza implícita y la varianza realizada.

Por ejemplo, si la varianza histórica de un mercado es del 15% y la varianza implícita es del 16%, la prima de riesgo de varianza es del 1%.

Para estimar la volatilidad implícita a partir de la volatilidad realizada, un operador necesita conocer el valor esperado de la prima de riesgo de la varianza.

Esto es difícil porque la prima de riesgo de varianza no es una cifra estática, sino que cambia con el tiempo.

Algunos traders creen que la prima de riesgo de varianza se invierte en función de la media. En otras palabras, creen que cuanto mayor o menor sea la volatilidad realizada, más probable es que vuelva a su valor medio.

Esto se deriva de la idea de que la naturaleza de los mercados tiende a ser bastante constante a lo largo del tiempo.

En general, la renta variable estadounidense ha tenido la misma varianza/volatilidad durante más de 100 años.

En el caso de las acciones individuales, esto puede variar en función de la evolución de la empresa; por ejemplo, una empresa poco rentable y de rápido crecimiento en sus inicios puede convertirse en un productor de efectivo maduro y constante décadas más tarde.

Existen varias formas de estimar la prima de riesgo de varianza:

  • volatilidad histórica
  • swaps de varianza, y
  • productos específicos del mercado (por ejemplo, derivados del VIX para la renta variable).

Cada método tiene sus ventajas e inconvenientes.

La volatilidad histórica suele ser la forma más común de estimar la prima de riesgo de varianza porque es relativamente sencilla de consultar o calcular.

Muchos traders creen que proporciona una estimación aproximada de la varianza futura. Esto suele ser correcto a largo plazo, pero puede diferir considerablemente a corto plazo. La varianza puede ser muy baja o muy alta en comparación con las expectativas.

Los swaps de varianza representan estimaciones ponderadas en dólares de las varianzas implícitas y están orientados hacia el futuro en lugar de hacia el pasado, como las varianzas y volatilidades históricas.

Los productos específicos del mercado, como los derivados del VIX para la renta variable estadounidense (concretamente el S&P 500), han ganado popularidad como medio de proyectar futuras primas de riesgo de varianza.

El VIX, que es el producto de volatilidad más popular para el S&P 500, se utiliza desde enero de 1990.

¿Los swaps de varianza son sólo para traders institucionales? ¿Los operadores particulares pueden utilizarlos?

Los swaps de varianza son utilizados por traders institucionales.

Un trader individual puede operar con volatilidad utilizando opciones, pero una apuesta de volatilidad pura significaría cubrir el riesgo delta (direccional).

Dado que los precios están siempre en movimiento, los mercados divergen, no siempre se pueden supervisar los mercados, etc., la ejecución de coberturas delta para mantener una apuesta de volatilidad aproximada puede resultar difícil y costosa debido a todas las operaciones que deben realizarse.

Productos de swap de varianza

Los productos de swap de varianza incluyen

  • la opción sobre la varianza realizada
  • swap de volatilidad
  • swap de correlación
  • swap de varianza de inicio diferido
  • swap de varianza condicional
  • swap de varianza de corredor
  • straddle

Conclusión

Los swaps de varianza son un tipo de swap que permite a los traders apostar por la diferencia entre la volatilidad implícita y la volatilidad realizada.

Son una forma de derivado que elimina el componente de precio de las opciones vainilla y se centra en el componente de volatilidad. Permiten realizar apuestas de convexidad negativa y positiva sobre la volatilidad implícita en un horizonte temporal determinado.

Los swaps de varianza pueden utilizarse para establecer posiciones de volatilidad que se amortizan si la varianza realizada supera la varianza implícita, o si la varianza implícita-realizada (es decir, condicional) supera la varianza implícita.

También pueden utilizarse para especular con la volatilidad, para cubrir una posición existente o como parte de una operación de correlación.

En las carteras institucionales, los swaps de varianza pueden ser una herramienta importante para cubrirse y especular con la volatilidad. Se han hecho populares entre los operadores por su capacidad para proporcionar una exposición condicional a los movimientos de los precios subyacentes.

Los precios de los swaps de varianza contribuyen a la asimetría, que puede ser una ventaja o una desventaja en función de las inclinaciones o estrategias de la persona que los negocia.

El trading de swaps de varianza es posible en muchos mercados, con bancos que suscriben derivados en mercados como futuros, contratos a plazo, pares de divisas, acciones, etcétera.

El mercado no es ni mucho menos tan grande como el mercado tradicional de opciones. Para los arbitrajistas, por tanto, no siempre es posible obtener beneficios realizando operaciones de arbitraje sobre el producto subyacente valorado frente a estos derivados o en otros mercados de derivados.

Los swaps de varianza ayudan a superar esta falta de liquidez sirviendo de medio de intercambio entre partes que tienen opiniones opuestas sobre la varianza futura realizada o necesidades diferentes basadas en las circunstancias únicas de sus carteras o negocios.

Corredores de opciones

BrokersReglamentaciónPlataformasDepósito mínimoTipos de opciones
AvaTradeIrlanda (FRSA)AvaOptions100 €Opciones vainilla (OTC)
Invertir implica el riesgo de sufrir pérdidas. Los contratos de opciones son productos financieros complejos diseñados para inversores experimentados.