Menú

Broker de CFD

AvaTrade  XTB

Admirals

Red Social

darwinex  ZuluTrade

Criptomonedas

Binance  Coinhouse

Bitpanda

Cuentas financiadas

FundedNext  FTMO

E8  The 5%ers

City Traders Imperium  

¿Qué estilo de inversión bursátil le conviene más?

estilo de inversión bursátil

Como inversor, hay muchas variantes y posibilidades para elegir. Estos son los principales estilos de inversión en bolsa: ¿cuál es el más adecuado para usted?

Por supuesto, usted ha tomado la importante decisión de desprenderse de su dinero duramente ganado e invertir. Antes de dar el paso, hay algunas preguntas cruciales que debe responder antes de elegir un enfoque que se adapte a su personalidad, situación y recursos. Por supuesto, también debe ajustarse a sus objetivos de inversión.

Estos son algunos de los aspectos que debe abordar:

  • ¿Invertiría en acciones individuales o preferiría invertir en un fondo que le diera una inversión más diversificada?
  • ¿Participaría personal y activamente en el proceso de inversión o preferiría que los expertos lo hicieran por usted?
  • ¿Comprobaría regularmente la evolución de sus inversiones o preferiría abandonarlas y no hacer nada hasta que hayan crecido?

Hay muchas variaciones y posibilidades a su disposición. Tú eres la persona más indicada para decidir cuál es el mejor y este artículo pretende ayudarte a decidir a través de los pros y los contras de cada uno.

Permítanos darle una visión general de los enfoques de selección de acciones.

1. Inversión activa

¿Se siente cómodo con el riesgo? ¿Considera que está activo en el trading varias veces al día cada semana? Si es así, un estilo de inversión activo es el adecuado para usted. La inversión activa es para los inversores que no tienen realmente un horizonte a largo plazo, sino que prefieren centrarse en los escenarios actuales. Los inversores activos normalmente se centran en valores específicos y aprovechan la sincronización del mercado para negociar sus valores para obtener beneficios a corto plazo. La inversión activa requiere que el inversor vigile constantemente el mercado para mejorar su posición y obtener los mejores resultados.

La inversión activa tiene muchas ventajas, pero quizá la más importante sea la flexibilidad que ofrece al inversor. Cuando un activo no alcanza el par, usted tiene vía libre para cambiar su posición y esto le da más control sobre su cartera. Si necesita tomar medidas repentinas o drásticas, como la cobertura mediante ventas en corto o la fijación de opciones para evitar pérdidas, puede hacerlo rápida y fácilmente por su cuenta.

El inconveniente sería las comisiones que tienes que pagar cada vez que haces una operación, tanto por la compra como por la venta de tus acciones. Aunque las comisiones de las transacciones varían de un mercado a otro, pueden sumar rápidamente una cantidad considerable. Y se comerán tus beneficios.

Ah, ¿hemos mencionado las comisiones de los gestores de fondos? A primera vista, no parecen demasiado onerosos, ya que estamos hablando de un 1,5%. Salvo que cuando se paga el 1,5% en un periodo de 30 años, eso es bastante significativo. Y el 1,5% es el tipo medio, lo que significa que puede encontrar un gestor de fondos que cobre más. También debe prestar atención a las tasas de entrada y salida. Pueden ser muy caras.

Estos son los mayores inconvenientes, pero hay uno que pesa más que el resto. Después de pagar todas estas comisiones y costes, todavía no sabrás si te irá mejor que el mercado. De hecho, el 70-80% de los fondos de inversión activos no consiguen batir al mercado. La conclusión es que, si has tenido en cuenta todos los costes y tasas que has pagado, podrías acabar en números rojos. Será demasiado tarde cuando te des cuenta de que has perdido dinero.

2. Inversión pasiva

Si está considerando la inversión pasiva, significa que está invirtiendo a largo plazo. Un inversor pasivo limita la cantidad de compras y ventas en sus carteras para minimizar sus costes. Esta estrategia requiere la voluntad de comprar y mantener los valores. Es la disciplina que se resiste a la tentación de reaccionar o ajustarse a los movimientos perpetuos de la bolsa.

Probablemente el mejor ejemplo del enfoque pasivo es la compra de un fondo indexado. Pero asegúrese de que es un fondo que sigue uno de los principales índices, como el S&P 500 y el Dow Jones. La idea es que usted se convierta en propietario de pequeños fragmentos de miles de acciones de empresas y se gane la vida como partícipe cuando los beneficios de esas empresas suban con el tiempo. Los inversores pasivos de éxito simplemente mantienen la vista en el premio al final del día y no dejan que los contratiempos a corto plazo e incluso las caídas del mercado les molesten.

Las ventajas: tiempo y flexibilidad

Quizá el mejor beneficio para usted sea el tiempo que se ahorra. El proceso es sencillo: inviertes tu dinero y haces las otras cosas que quieres hacer. No tiene que analizar las noticias económicas y financieras todos los días ni hacer un seguimiento de sus acciones. Lo que queremos decir es que no se necesita mucho tiempo y reflexión.

Ahora que hemos sacado esto adelante, hablemos de las tasas. O, lo que es más importante, las comisiones que te ahorras al comprar y vender. Aunque las comisiones reales dependen de dónde invierta su dinero, pueden ser tan bajas como el 0,10% anual. El extremo superior de esa escala sería alrededor del 0,5% anual. Si se pone eso al lado de lo que hay que pagar por otros programas de inversión activa, es suficiente para sonreír.

La otra ventaja que muchos inversores desconocen de la inversión pasiva es que también permite cierto margen de maniobra. Esto no significa que la decisión que tome hoy sea permanente durante los próximos cuarenta años. Tiene la opción de revisar su estrategia de inversión al cabo de cinco años o reevaluarla cada diez años. Puede invertir en opciones de alto riesgo durante diez años para obtener mayores rendimientos, cambiar a una combinación diferente durante los siguientes veinte años y luego cambiar a una cartera de bajo riesgo cuando esté a punto de jubilarse.

Las desventajas de la inversión pasiva

Pero, ¿sabe lo que a muchos inversores no les gusta de la inversión pasiva? Es ese largo período de inactividad porque es difícil esperar. Esto es especialmente cierto cuando descubren que sus acciones tienen un rendimiento inferior y tienen esa obligación de vender inmediatamente. Lo cierto es que los contratiempos son normales en la inversión pasiva, por lo que los inversores deben esperarlos. Hay que tener una perspectiva a largo plazo y confiar en que acabarán remontando. Si después de esto sigues preocupado, no podemos culparte: todos somos humanos.

Otro inconveniente de la inversión en índices es la composición de los mismos. Cualquier empresa, vaya bien o no, puede entrar en el índice. Así que es posible que haya perdedores en la mezcla y que sigas metiendo dinero. Por supuesto, si su inversión va bien en general, anula las manzanas podridas de la cesta.

3. Invertir en crecimiento

La inversión de crecimiento utiliza acciones de crecimiento para obtener beneficios a largo plazo. Básicamente, los valores de crecimiento son aquellos que el inversor considera que tienen buenas perspectivas de rentabilidad futura debido al potencial de la empresa para generar ingresos crecientes año tras año. La idea es que el crecimiento de los beneficios de la empresa hará subir el precio de las acciones.

Como regla general, el inversor debe elegir aquellos que tienen la capacidad de crecer más rápido que el mercado en general. Esto puede determinarse mediante el historial de la empresa y un análisis inteligente de sus rendimientos futuros. El crecimiento potencial depende de factores como el sector, la geografía, la clase de activos, la regulación y, en el caso de las industrias cíclicas, el momento del ciclo.

Es esencialmente una apuesta doble. Como inversor, está apostando por un valor que tiene un historial de crecimiento superior a la media (ya sea por los beneficios, los ingresos o cualquier otra métrica) y que cree que seguirá haciéndolo, lo que lo convierte en un sólido candidato para la inversión. Se trata de empresas que son líderes en sus propios sectores, tienen una relación precio-beneficio superior a la media y a menudo pagan dividendos bajos (o no los pagan). Sin embargo, si se compra a un precio alto, siempre existe el riesgo de que un acontecimiento inesperado haga caer los precios de las acciones.

4. Inversión en valor

Los inversores en valor son los cazadores de tesoros del sector financiero. Buscan joyas ocultas en el mercado o valores de bajo precio pero muy prometedores. Las razones por las que estos valores están infravalorados pueden ser diversas, como una crisis de relaciones públicas a corto plazo o una situación más permanente, como un estado de aflicción en su sector.

Estos inversores buscan valores infravalorados dentro de un sector específico o en todo el mercado, con la esperanza de que el precio repunte cuando otros valores empiecen a subir. Por lo general, estos valores tienen una baja relación precio-beneficio (que es un indicador del valor de una empresa) y una alta rentabilidad por dividendos (la proporción de dividendos que paga una empresa en relación con el precio de sus acciones). Por supuesto, el precio de las acciones puede no subir en absoluto, lo cual es un riesgo real.

Los inversores deben evitar la trampa del valor, es decir, una empresa que parece barata sobre el papel, pero que no será capaz de darse la vuelta y revalorizarse. En su lugar, deberían invertir en empresas cuya mala situación sea sólo efímera y cuyo potencial de cambio sea real.

5. Capitalización bursátil

La última cuestión que se plantean los inversores es si deben invertir en pequeñas o grandes empresas. El tamaño de una empresa depende técnicamente de su capital, que los inversores llaman "capitalización de mercado" o "cap".

Así, los inversores que eligen las acciones en función del tamaño de la empresa utilizan un estilo de inversión basado en la capitalización bursátil. El cálculo de la capitalización bursátil es el número de acciones en circulación multiplicado por el beneficio por acción. Las empresas de pequeña capitalización tienen una capitalización de mercado de entre 300 millones y 2.000 millones de euros, las de mediana capitalización tienen una capitalización de mercado de entre 2.000 y 10.000 millones de euros, mientras que las de gran capitalización tienen una capitalización de mercado de más de 10.000 millones de euros. En términos de riesgo, las acciones de pequeña capitalización son inversiones más arriesgadas que las de gran capitalización.

Sin embargo, puede encontrarse con inversores que creen que las empresas de pequeña capitalización tienen un mayor potencial para ofrecer mejores rendimientos, simplemente porque tienen más margen para las oportunidades de crecimiento y pueden reaccionar más rápidamente ante las situaciones.

En realidad, el potencial de rentabilidad de la pequeña capitalización es proporcional a la cantidad de riesgo que se asume. Por un lado, las pequeñas empresas tienen menos recursos y suelen tener operaciones menos diversificadas. Los precios de sus acciones pueden fluctuar mucho más y dar lugar a importantes ganancias o pérdidas. Por lo tanto, si usted es este tipo de inversor, debe sentirse cómodo con este nivel de riesgo adicional si quiere aprovechar el potencial de mayores rendimientos.

Las empresas de gran capitalización llevan mucho más tiempo en el mercado y suelen ser más estables. Muchos inversores mantienen en sus carteras acciones de gran capitalización por sus dividendos y su estabilidad.

¿Qué estilo de inversión le conviene?

El estilo de inversión bursátil adecuado para usted comienza con una evaluación honesta de su tolerancia al riesgo. Recuerde que el principio básico de la inversión, el riesgo y la rentabilidad, es que a mayor riesgo, mayor rentabilidad; a menor riesgo, menor rentabilidad. Este "riesgo", en cualquier contexto de inversión, es simplemente perder dinero.

Su edad, sus ingresos, su experiencia y su personalidad son algunas de las características más comunes que influyen en su tolerancia al riesgo. Los inversores más jóvenes son más agresivos y tienden a elegir inversiones más arriesgadas, mientras que los inversores de más edad suelen elegir inversiones más seguras. Los nuevos inversores y los que tienen un presupuesto modesto tienden a ser más conservadores que los que disponen de más ingresos. Además, algunas personas se arriesgan y otras prefieren invertir de forma lenta y segura.

Comparación de los corredores de bolsa

Corredores
Comisiones de intermediación Acciones No hay comisiones por un volumen mensual máximo de 100.000 euros y luego 0,20%.
Cuenta de demostración
Nuestra opinión Trading sin comisiones, pero con una elección de valores limitada a 3289 acciones y 158 ETFs.
  XTB
Invertir implica un riesgo de pérdida